ENTRE MUROS Y PIELES

Artista urbano, muralista y tatuador; Daniel Cortez, más conocido como Decertor, conversó con Kriolla y nos contó que deja por un tiempo la calle para concentrarse en su nuevo taller de tatuaje

Daniel abre la puerta de su casa en Magdalena y lo primero que llama mi atención es el mobiliario de tatuador que junto a otros implementos llenan casi todo el espacio. Y es que, a diferencia de lo que esperaba, no me encuentro con un Decertor alistándose para realizar un nuevo e imponente mural en alguna calle de la ciudad, sino con uno inmerso en una etapa de transición hacia otro soporte: La piel.

“En realidad tatúo desde hace 3 años, pero esta vez estoy armando un taller para hacerlo de forma más metódica”. Me comenta.

Sin embargo hay mucho de qué hablar con él. Lima, la calle, sus muros, los retratos, la identidad, su arte. Ya me ha dicho varias cosas interesantes cuando decido encender la grabadora…

el decertor

ecertor

K: Un “Desertor” (con S) es aquel que abandona una causa o un ejército. Por el contrario, tu trabajo refleja compromiso, pero ¿Qué ha abandonado Daniel que lo convierte en un Decertor (con C)?

D: El nombre no es contrario a lo que hago y cobra sentido en el contexto de lo que dijo Da Vinci: –La obra no se termina sino se abandona– Bajo esa premisa yo estoy constantemente abandonando muros. Siempre hay un tiempo límite; siempre estoy sujeto a condiciones climáticas, logísticas y de horario que me obligan a dejar la obra en un punto. Soy consciente que esta se puede seguir mejorando; se puede nutrir de nuevos elementos, nuevos aires y nuevas formas. Szyszlo menciona que siempre está buscando el mismo cuadro y eso habla de una especie de exploración constante, que no tiene fin, donde uno no sabe decir «hasta aquí nomás».

Tu propuesta está bien ligada a las artes plásticas más que al graffiti, sin embargo tu escuela es callejera. ¿Cómo así decides hacer de la ciudad tu lienzo?

La calle siempre llamó mi atención porque, primero, es donde ocurren las cosas. Segundo, con el tiempo he confirmado que el arte urbano tiene una pureza que han perdido las artes tradicionales muy sujetas a espacios y círculos elitistas. Nada de eso existe en la calle. Ahí tú propones y haces. Es cierto que muchas de mis referencias están en las artes plásticas o académicas, pero en los muros de la ciudad he encontrado la plataforma perfecta para poder compartir esos conocimientos. Ha sido labrarme un camino en el proceso que me ha permitido llegar a la gente. He tenido la oportunidad de insertarme también al circuito más “formal” pero no he dejado el espacio público como mi principal soporte.

dceertor artista

arte decertor

¿Es cierto que postulaste a la Escuela de Bellas Artes y no ingresaste? ¿Cómo fue eso?

Cambió el tipo de proceso de admisión y se enfocó más en lo teórico. Postulé más de una vez en realidad; la primera fue saliendo del colegio y me quedé por medio punto. Eso me sirvió bastante porque en ese tiempo era muy chibolo y es más, en la entrevista personal me preguntaron por qué quería estudiar arte y no supe bien que responder; no tenía definido que quería hacer con él. Ahora esa pregunta la respondo todos los días desde que empecé a pintar en la calle.

Has pintado en varios lugares del mundo y en todos ellos has tocado temas como identidad, medio ambiente, esclavitud, migración. ¿Cómo te ayuda esto a entender al ser humano?

Justo hace unos días me encontré con amigos de infancia que no veía hace 10 años y en un momento ya no podía hablar solo de si lo que hago es bonito o no. Hay temas detrás relacionados a la sociología, etnografía y discursos más amplios que tienen que ver con el funcionamiento de la sociedad. Ha sido imposible dejar estos temas fuera de mi obra y es que para mí es un mecanismo para comunicar carencias, virtudes y problemáticas comunes.

En ese sentido hay cierta dosis de responsabilidad social en el mural y a veces creo que tendría más éxito si trabajara imágenes más espectaculares como personajes de 3 cabezas por ejemplo… No sé en que momento decidí tomar el discurso social para intentar generar esa espectacularidad de la que te hablo. A veces es difícil captar a la gente tocando temas como minería o migración pero hay una intención de envolver a las personas y sembrar algo con lo que uno está haciendo.

decertor graffiti

decertor lima

La identidad y las raíces de las ciudades son un tema recurrente en tu obra ¿Cuál es la situación de Lima en este aspecto? 

Yo he ido descubriendo que a veces la idiosincrasia de la personas cambia en tan solo cuadras. En un edificio, nomás, hay gente que viene de diferentes lugares, tiene distintas raíces y a veces muchos no quieren ni “convivir” en el verdadero sentido de la palabra. Por eso no podría señalar elementos puntuales que representen a un limeño actual. Pero ¿Qué es lo que nos identifica dejando de lado clichés comerciales? Lo que nos une, en mi experiencia, es hablar del pasado, de las raíces directamente porque el presente es un “7 Colores”.

Todo lo anterior a la colonia ha sido un elemento importante para reforzar mi trabajo y generar este código de identidad. Puedo estar tocando un tema X y compongo eso con iconografías prehispánicas e inmediatamente la gente lo asimila como local y lo manifiesta. Para mí ese es el punto: Construir el futuro usando el pasado como herramienta de integración.

Existe una tradición de retratar y homenajear a los muertos a través de murales. Sin embargo casi todos tus “modelos” no solo están vivos si no que tienen una historia detrás que te encargas de difundir. ¿Qué me comentas al respecto?

En realidad empecé pintando íconos musicales, personajes que ya habían fallecido. Es bien interesante lo que se ve en ese aspecto, porque una persona que muere ya no puede cometer errores; el recuerdo queda fijo, se convierte en leyenda. En cambio con alguien vivo es diferente. Por ejemplo, a mí me contrataron para hacer un homenaje a una boxeadora conocida que estaba trayendo triunfos deportivos al país y mira lo que pasó. Un año después se volvió parte de estos programas que carcomen los cerebros de la juventud y yo le he hecho un mural super grande. ¿Te das cuenta lo complicado que puede ser a veces?

decertor

retrato decertor

Pero ¿Por qué el retrato como recurso? ¿Cómo es el proceso de elegir a las personas que vas a retratar?

El retrato siempre va a estar presente en mi trabajo. Yo elegí trabajar figuración por que es lo más directo que puedo hacer, es el lenguaje más claro para que la gente se identifique y me permite llegar a más personas sin distinción.

El proceso de elegir al personaje es bien interno, es -generalmente- gente anónima pero que pertenece, transita o trabaja por la zona del mural. La intención es que el mural, si bien cobra un valor para todos, pueda ser especial para unos pocos.

Por ejemplo en Monterrey pinté, en la parte posterior del metro, a un señor que había trabajado ahí por 21 años (foto abridora) y cuando acabé el mural no hubo ceremonia ni nada parecido, solo una conversación. Ahí ves realmente la emoción del personaje y su familia, cosa que el resto asimila de diferente manera. A eso me refiero con que es especial par un grupo.

Del muro a la piel

Además de hacer murales también tatúas. ¿Cómo son las particularidades de cada uno de los soportes? ¿Qué te permite un muro que la piel no y viceversa?

Hay diferencias. Por un lado, el tatuaje es permanente pero personal y el mural es efímero pero social. Además, en los murales por más que hayan distintas influencias del contexto que puedan filtrarse en la obra, la imagen es libre, la idea es tuya. En el tatuaje no. A veces toca simplemente hacer lo que el cliente te dice; de hecho hay la posibilidad de sugerir, pero ahorita siento que parte de mi proceso es aprender escuchar a las personas y entender sus intenciones con la gráfica. Yo siento que concentrarme en tatuar me ha devuelto cierta necesidad de pisar suelo; estoy un poco cansado de los festivales y de los murales, así que decidí darme una pausa con estos y empezar a tatuar con todo. A parte no sé hacer otra cosa para vivir. Siempre me interesó pero por temporadas, ahorita tengo la intención de dedicarme más a esto; ahora cuento con un espacio en mi casa que funciona como taller.

tattoo decertor

Has tenido colaboraciones con varios artistas pero quizá, una de las que más se recuerda es la dupla con Elliot Tupac. ¿Qué me comentas de esa etapa?

Me parece que en su momento marcó cierta identidad en el mural local, fórmulas distintas que en un punto convergieron de tal manera que se hicieron un bloque. A Elliot lo conocí pintando un muro pero separados, con más gente al medio. Él tenía poco tiempo pintando en el espacio público y me comentaba que sentía una desazón en el desorden que se generaba, y siendo si hablábamos de integración, es impensable que esto no se diera. Ahora nos juntamos de vez en cuando, algo un poco distinto, menos saturado. De hecho si nos volvemos a juntar no sé si haremos algo mejor pero sí diferente, espero.

Chabuca Granda

Tu posición frente al borrado de los murales en el centro fue clara. Muy aparte del tema estético, señalaste la importancia como testimonio, cultura e identidad. ¿Cuánto crees que pierde Lima y los limeños con autoridades como las que tenemos?

Yo creo, ahora, que no fue la acción del borrado lo que me pareció más inapropiado, sino el hecho de que alguien pueda marcar los espacios y decir – Aquí se puede pintar y aquí no -, engañando a la gente y diciéndole que en el Centro de Lima no se debe hacer murales o que una obra de arte no conversa con la historia de la ciudad. Los centros históricos no deben ser museos sino espacios vivos en constante cambio. Yo he pintado en otras ciudades que son patrimonio de la humanidad: Cartagena de Indias, en Marruecos, el micro centro de Asunción y nada que ver. La ignorancia para dirigir la ciudad es deplorable pero es irremediable que aparezcan tipos así o como Trump, por ejemplo. Sin embargo, lo que más me indigna es ver la cantidad de gente que avala los ideales que esas autoridades representan. Lo positivo, si se puede hablar de eso, es que se puso en evidencia una movida del mural en Lima, que existe, está latente, germina y que crece a pesar de los atropellos como ese.

¿Qué se viene para Decertor este año?

Darle duro al tatuaje hasta pulir mi técnica, dominarlo y luego dejarlo para regresar al mural.

Si quieres hacerte un tatuaje con el sello de este artista o, si vale la expresión, tener un “mural sobre la piel”, tienes que contactar a Decertor a través de su página de Facebook.

Comments

comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *