LA NUEVA LIMA LA CREAS TÚ

Conversamos con Juan Manuel Bermúdez de Marca Lima, un proyecto que nació en las calles y hoy es una plataforma para mostrar diversas formas de construir ciudadanía 

Juan Manuel tiene 36 años y es un limeño nacido en Jesús María pero que ha vivido durante toda su vida en 9 distritos de la ciudad. Es además un artista visual autodidacta que pasó por varias carreras y oficios inconclusos hasta darse cuenta que lo suyo era la comunicación, el arte y los soportes visuales.

Si bien ha estado detrás de varios proyectos culturales como el recordado «Cuarto de Azotea» por dar un ejemplo, en esta oportunidad conversamos con él acerca de Marca Lima, quizá el más trascendente de todos sus trabajos y en el que está metido al 100% desde hace unos años.

Para conocer la dimensión de este proyecto, que pasa hoy por una nueva etapa, es necesario empezar hablando de la imagen; aquel logo pregnante que el propio Juan Manuel se ha encargado de colocar por varios rincones de la ciudad y que, todo aquel que se jacte de haber caminado por Lima, tiene que conocer.

K: ¿Cómo nace la idea de crear un símbolo que represente la ciudad?

JM: Nació hace 6 años de manera casual mientras dibujaba el paisaje de Lima. Desde que salí de casa a los 17 he buscado vivir en espacios con azotea y el paisaje urbano siempre me ha llamado. Un día tenía estos dibujos de los que te hablo sobre la mesa y justo mientras estaba calando la palabra Lima, recuerdo que tocaron el timbre y tiré lo que estaba haciendo encima. Al regresar vi que el calado había calzado perfecto con los elementos que dibujé y que hoy conforman la imagen: La cruz sobre el cerro, el reservorio de agua y la columna sin terminar; el resultado me encantó y así empezó todo esto. La parte conceptual vino como consecuencia natural  y en respuesta a un vacío de referentes identitarios contemporáneos que reflejen lo que es la ciudad.

Juan Manuel trabajando en su estudio

K: A nivel gráfico y a pesar del apelativo de «La Gris», Lima está relacionada al color o a lo chicha y tu trabajo es monocromático y contrasta con estas propuestas que, dicho sea de paso, también son de puta madre; además destacas estos elementos que no necesariamente reflejan lo más «bonito» de la ciudad ¿Qué me comentas al respecto?

JM: Cada uno tiene una particularidad. La cruz representa el sincretismo y la herencia colonial de la ciudad que, queramos o no, también es resultado de lo que somos. El reservorio es parte de nuestra realidad geográfica y del paisaje; esa recurrencia no se da en ninguna ciudad, estos elefantes blancos que están ahí presentes y que algunos no funcionan paradójicamente en un lugar donde gran parte de la población no tiene acceso al agua y la columna tiene varias representaciones el símbolo del progreso por un lado y también podría ser la informalidad por otro. No necesariamente hacemos apología sino lo ponemos en un espejo para entenderlo y también criticarlo de forma constructiva.

marca lima

La presencia en la calle ha sido determinante para la evolución de Marca Lima

SACÁNDOLE LA VUELTA AL CONCEPTO DE MARCA

El concepto de marca ciudad siempre va a generar controversia. Sin embargo, a diferencia de otros proyectos similares, tan en boga en los últimos años, Marca Lima no fue concebida en una fría oficina por un grupo de “creativos” que responden a intereses empresariales o gubernamentales, sino todo lo contrario; se hizo en la calle y a pulso para luego, con el tiempo, ser legitimada por los mismos ciudadanos.

K: ¿Por qué pasar a llamarse marca sabiendo las connotaciones negativas que puede tener?

JM: Todo se dio con el pasar de los años y por la aceptación de la gente. Luego de instaurados en la calle y en la memoria colectiva de las personas vino la responsabilidad de darle un sentido que trascienda al arte y explicar de que se trata y pues se trata de ti mismo y de lo que puedas hacer para las futuras generaciones. Es una marca pero es una que promueve valores constructivos y estar en calle; en puentes peatonales, baños, combis y más fue la semilla de lo que hoy está germinando.

En esta nueva etapa hemos incluido las Historias Lima y además hemos robustecido el equipo con gente de otras disciplinas. Contar historias es lo que le da el carácter a la marca bajo el lema “La nueva Lima la creas tú a partir de tu propia historia”, pero lo que hacemos es tratar de formar un tejido cohesionado en el cual, quienes salen en nuestras historias, entran a la comunidad para potenciar sus respectivos proyectos. Una comunidad que se relaciona entre sí tratando de generar una simbiosis sea cuál sea la trinchera desde donde construyen ciudadanía.

marca lima

Por todos lados!

marca lima

marca lima

Marca Lima presente en una manifestación

marca lima

Dj. Del Bosque con un polo de Marca Lima /// Foto: Help!

Este artículo Bien podría titularse «El arte de re-enamorarse constantemente de Lima» o «Cómo no perder la fe en la capital». La otrora llamada ciudad jardín hoy repleta de cemento es a veces (muchas veces) una urbe salvaje que abruma pero que en el fondo amamos y es parte de quienes somos. En ese contexto, el trabajo de Juan Manuel desde que empezó con «Cuarto de Azotea» parece empecinado en rescatar lo bueno que nos da esta Lima de contrastes y de amor-odio.

K: Lima y lo que pasa en la ciudad siempre han sido materia prima de tus trabajos ¿Consideras que en una ciudad de contrastes tan fuertes como la nuestra es vital renovar la fe en ella?

Yo creo que sí. Recuerdo que en una época viví en Chaclacayo y me iba hasta el centro, a la escuela de arte dramático. El camino es largo y viajaba en micro y en ese entonces renegaba mucho de la ciudad y de lo que me ofrecía; pensaba en irme y dedicarme a otra cosa también. En ese recorrido diario fui pasando del odio al amor; fue como limpiar el espejo y aprender a tomarle valor a eso y sin querer pasé de: «Que fea es esta ciudad» a «Que auténtica y única es».

Una vez el curador Carlos León Jimenez me dijo que yo trabajo sobre la pampa tirana, es decir, mi insumo es un lugar que al parecer no ofrece mucho, sin embargo considero que hay múltiples lecturas de cómo concebir Lima y a esa pluralidad de visiones tocaba darle un carácter contemporáneo de orgullo para realmente saber cual es nuestro cacharro. Es como verte al espejo y reconocerte tal como eres; decir: «Carajo soy orejón, soy trinchudo, soy chato y me quiero como soy». Berlín es Berlín, Lisboa es Lisboa y Lima es Lima; no somos wannabe nada. Somos lo que somos, lo que hay acá no lo encuentras en ningún otro lugar. Se trata de aceptarte como eres con lo bonito, lo feo, lo malo y lo bueno.

marca lima

K: Si bien la informalidad en la ciudad puede ser criticable, también es innegable que ha sido parte de su progreso y del crecimiento de mucha gente. Lugares como Wilson o Gamarra han nacido de ahí y hoy son emporios importantes para la economía de Lima solo por dar un par de ejemplos ¿Qué opinas de esa dualidad?

JM: Para mí es hacerte de la nada. Si del cielo te caen limones, pues haces limonada como sea. Emprender, autoconstruir, autogestionar; todo eso tiene dos lecturas. Por un lado, hay que celebrar esa capacidad de vencer los obstáculos y salir adelante pese a las adversidades pero por otro es importante también ser autocríticos para poder corregir lo malo. Lima tuvo y tiene una dinámica particular. Si lo ves bajo un lente “occidental” por así decirlo, se entiende como caos pero la verdad es que tiene mucho de Ayni, de colaborativo y de cuanto vale tu trabajo para lograr algo y no que apellido tengas.

K: Pero también es un hecho que como sociedad, tenemos taras jodidas que arrastramos desde la colonia y que es necesario corregir ¿no?

JM: Sí claro. Desde Marca Lima contamos historias que inspiran pero también tenemos una sección que se llama Alerta Lima y a través de ella cada vez que hay una situación jodida donde hay denuncias de por medio como en el caso del Parque Castilla o Cantagallo frente a realidades como esas Marca Lima tiene que mostrar su postura y ser propositiva, llamar a la acción y contribuir a que la gente se junte y se sume a una campaña. Es una cara que no se va a quedar callada frente a esos problemas y tenemos una postura progresista y a favor de la apropiación del espacio público; está en contra de cualquier tipo de xenofobia, homofobia, discriminación, no consideración con la minorías. Queremos deslindar con cualquiera de esas herencias que nos hacen tan mal y construir una nueva para las generaciones venideras.

HISTORIAS LIMA

¿Qué tienen en común un profesor de danza, una niña de Cerro el Pino y una artista de Barranco? Pues que todos ellos son Lima y sus historias están reunidas en esta nueva parte del proyecto en la que sus diferentes formas de construir ciudadanía son contadas a través de videos cortos en Facebook con la intención de inspirar a quienes las vean y también que los participantes puedan vincularse entre ellos y formen una comunidad donde puedan potenciar sus respectivas propuestas.

K: Cuéntame acerca de las Historias Lima ¿Cómo nace esa arista del proyecto?

Se trata de cohesionar a la comunidad y que las nuevas generaciones se identifiquen con los valores retratados en lugar de temas de corrupción o meterle un lapo al más débil o ser un machito con muchas mujeres y todas estas cosas que ya nos tiene cansados. Valores esenciales como darnos la mano y comprender nuestras diferencias. Dicen que a la gente le gusta ver sangre y eso es mentira, a la gente le gusta ver cosas positivas y que todo vaya de la puta madre.

La idea es que la historia no termine el día que se publica, esa es solo la puerta de entrada, el formato es bueno pero es solo un minuto al final y hay mucho más. La idea es vincular a los participantes y que potencien sus proyectos como una especie de pre incubadora.

¿Cuál es el criterio para la selección de las Historias Lima?

Nosotros colocamos un correo en cada video para que nos escriban. El hecho de tener 60 a 80 mensajes en tu bandeja de entrada luego de emitir una historia podría resultar un problema, pero esto viene de gente que al ver los videos se inspira y al se siente empoderada y dice – Hey yo también soy lima y quiero que se cuente mi historia – y va desde un pata que tiene una start up hasta una señora que vende kekes y chups para pagar la universidad de su hijo. Entonces viene lo siguiente ¿Quién soy yo para decir tú sí eres lima y tú no? En ese espectro hay un montón de matices desde profesiones, barrios, origines, religiones una pluralidad grande donde todos construyen Lima desde su trinchera. El criterio es el siguiente: No soltarlos; incluirlos a todos. Yo particularmente estoy harto del -Ya chochera no nos llames nosotros te llamamos-. Si me escribes, yo te contesto y te diré cuando sale tu historia. De acá a 6 u 8 meses, pero no voy a dejar de contestarte. Quizá a unos le sirve más el video o a otras las crónicas, pero todos tienen una ventana acá.

K: ¿Qué es lo mejor que te ha dejado Marca Lima desde su creación?

JM: El feedback es lo mejor y también el haber contribuido a crear referentes identitarios contemporáneos para que todos nos identifiquemos, nos respetemos más y nos empoderemos como ciudadanos. La marca es solo el vehículo; el objetivo es una nueva identidad.

K: ¿Cómo te gustaría ver la ciudad?

JM: Me gustaría ver una Lima más humana; cualquier tipo de territorio en realidad. Que las personas estemos en contacto con el de al lado, fortalecer lazos y que la familia no sea cosanguínea nomás sino la conformen amigos, colegas y vecinos. Eso!

Comments

comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *