LAS CRIATURAS DEMENCIALES DE IOKE

Monstruos, mutantes y mucho rocanrol son parte del universo gráfico de este conocido artista limeño que desde hace unos meses reside en Barcelona.

Hablar de IOKE es hablar de parte de la historia del graffiti, la ilustración y el arte urbano de la ciudad en los últimos 15 años. Poseedor de un estilo reconocible, sus creaciones están plagadas de personajes grotescos pero a la vez divertidos y hasta amistosos.

Y es que Pher, la persona detrás del alias, es una especie de Dr. Frankenstein moderno que no puede dejar de dar vida a los seres y bestias que rondan su cabeza. Ha dibujado desde siempre; formó parte de uno de los colectivos más importantes y de mayor producción en Lima como fue FUMAKAKA y su arte está claramente influenciado por la cultura skater, el rocanrol, los comics, las películas de monstruos y la ciudad entre otros.

Al enterarnos que se iba a vivir a Barcelona, acompañado de su pareja y por supuesto, de sus criaturas demenciales; nos pusimos en contacto con IOKE y logramos hacer esta entrevista que hoy les mostramos.

ioke

En un par de líneas ¿Cómo describirías tu estilo?

«Alegre pero necio. Hay días que uno puede estar contento y sale algo super colorido con personajes sonrientes y todo bien, así como también hay momentos en que te sale algo más oscuro que lo ves y piensas “mierda que podrido”. Por años pinté solo en blanco y negro; no veía necesidad de colores. Luego me amisté con ellos y encontré que en la combinación me siento a gusto. 

Soy una persona que disfruta inventando cosas; ya sea a través del dibujo o creando personajes, escenarios y mundos. Me divierte lo que hago y si de eso puedo vivir, pues bienvenido sea».

Tu origen como artista está en la calle ¿Qué te ofrece esta en comparación con otros espacios y soportes?

«La interacción con la gente y las dimensiones del espacio principalmente. En la calle pesa el hecho de que exhibes tu trabajo a todos en general. En un buen spot, en un día miles de personas pueden ver lo que haces sin que necesariamente quieran hacerlo. Ahí hay algo especial, por eso trabajar en la calle es genial; te da mucha libertad, entras en muchos barrios, conversas, conoces gente y la pasas bien con los amigos. En cuanto a la obra también te obliga a ingeniarte recursos para poder hacer todo en el tiempo requerido, que usualmente es corto. Se trabaja rápido y con ganas, luego terminado sacas una buena foto y te vas. Con cuadros o ilustraciones es otra historia, igual todo tiene su encanto».

ioke

ioke

Rock n Roll, monstruos, mutantes y calle son elementos recurrentes en tu trabajo. ¿A qué se debe esta fijación? ¿Qué te atrae de esa estética?

«Más que una fijación, simplemente es lo que me gusta y motiva. El rocanrol es un estilo de vida que uno lleva en la medida que pueda. En cuanto a los monstruos, estos me hacen acordar a algunos amigos y como se ponen e igual pasa con los mutantes y las criaturas deformadas que suelo hacer. No lo pienso mucho, es lo que me sale. Pero si siento que esa estética monstruosa de personajes con varios ojos salidos, dientes chuecos por todos lados, miradas demenciales; la planteo en un tono divertido. Son alter egos que uno tiene o ve por ahí en la calle».

ioke¿Qué me comentas de tu etapa en FUMAKAKA?

«Fueron buenos años con mucho trabajo duro, buenos viajes, un reconocimiento mundial que da mucha satisfacción».

Has tocado en Los Brujos Negros y otras bandas que tenían una propuesta escénica y estética además de lo musical ¿Cómo se relaciona tu arte con la música (la que escuchas y la que tocas)?

«Creo que todo va relacionado a lograr un momento de descontrol general y la puesta en escena es esencial para lograr un buen espectáculo. Como diría mi amigo Petrosky: -A la hora de rockear nada más importa, solo rockear-. Involucrar a la gente para que sea parte del chongo es la idea. Ataque sonoro y visual todo el rato y la chamba comienza desde que armas el concepto de la banda, luego viene crear el arte de los discos, los flyers, las máscaras, los disfraces, las armas, los efectos especiales, el escenario, el repertorio etc. Una banda se debe a su público y hay que mantenerlos encendidos».

Créditos del Video: mira_a_mire

Trabajas mucho en colectivo y generacionalmente te ha tocado compartir con otros artistas muy buenos. ¿Qué comentario tienes al respecto y qué lectura le das al momento que vive el arte local?

«Claro; con los años es mucha la gente con la que uno ha compartido y trabajado y de todos siempre aprendes un poco. Varios con los que empecé ahora ya no pintan y hacen otras cosas pero también están los que hasta hoy lo ven como un estilo de vida, una forma de ganársela y se esfuerzan para conseguir cosas y salir adelante con el arte y entre esos últimos me incluyo.

Lo bacán para mí es pasarla entre amigos, juntarte con los que te llevas bien, y pensar en hacer movidas juntos. Entre todos se comparte experiencia, conocimiento y técnicas y además te cagas de risa. La pasas bien desde la idea inicial, el planeamiento y el momento que pintas, hasta luego yendo a comer o a tomar algo y chacotear sobre las incidencias del día; compartir las fotos y planear la próxima.

En cuanto mi visión del campo local, creo que hay de todo: Gente que la rompe y no se hace problemas, están los que saben mover bien su chamba, pero también hay quienes cambian muy radicalmente su discurso y eso a mí me da que pensar. En lo personal me aburre mucho el oportunismo o la moda. Mientras uno se mantenga fiel a su rollo y que este sea verdadero todo bien».

¿Qué particularidades tiene Lima como ciudad y de que forma está presente en tu trabajo?

«Creo que muchas de las criaturas que me invento deben ser híbridos de gente que veo por las calles y me impresionan o de situaciones que he vivido en la ciudad. Lima es genial: Ciudad de reyes y monstruos mil por ciento».

ioke

IOKE

Foto: Jorge Luis Segura Cueva

Ahora estás viviendo en Europa ¿Cómo vez el arte en comparación con lo que sucede en Lima, sobre todo en el impacto y participación que tiene en la vida de la comunidad?

«En el poco tiempo que voy he visto muchas movidas culturales por todos lados, así como entendimiento, apoyo y respeto hacia el arte de parte de la comunidad. También muchas galerías o espacios por todos lados, mucho grafitti en las calles y sobre todo harto loco, que de hecho hay en todo sitio pero Barcelona parece ser un buen punto de encuentro para todos ellos. En comparación con Lima no se me podría ocurrir que aparezca algún animal como Castañeda a borrar murales porque le da la gana; es inconcebible».

IOKE

Mural de IOKE en Barcelona

¿Cómo te gustaría ver la ciudad de Lima a tu regreso?

«Me gustaría que haya más movidas fuera de lo clásico, que la gente deje de hacer cosas por complacer o seguir una moda, que arriesguen e inviertan el tiempo en algo propio ¡Autogestión es el camino!»

Esperamos pronto ver ver más muros llenos de los personajes demenciales de Ioke, tanto en Barcelona como en otras ciudades de Europa y si quieres estar atento a los trabajos que realiza este artista, puedes seguirlo en sus cuentas de Instagram y de Facebook.

 

Comments

comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *