LO MEJOR NO VINO NUNCA

Conversamos con Santiago Quintanilla artista plástico y autor de una serie de obras que describen ese eterno loop de tragedias en el que parecemos sumergidos los limeños.

Quién no ha escuchado alguna vez las frases «Pero si estamos mejor que antes», «Lima y el Perú son otra cosa». Afirmaciones como esas se desmoronan ante la realidad y es que lamentablemente basta con abrir bien los ojos para notar que muchas cosas negativas siguen igual o peor que antes. Nuestra incapacidad para anticiparnos a las tragedias naturales, nuestra intolerancia, nuestra falta de solidaridad, la mal entendida criollada, la desigualdad, los presidentes presos y una gran cantidad de etc.

Hace poco me volví a topar con un trabajo del artista plástico Santiago Quintanilla (Lima 1983); realizado el 2008 pero utilizando un periódico de 1998. La obra era una primera plana del diario El Sol, intervenida con una viñeta de Mœbius y trataba sobre las consecuencias que el Huayco dejó a su paso por Lima ese año. Me pareció alucinante que justo llegue a mí cuando esa semana la ciudad y el Perú entero se encontraban, también a merced de un fenómeno similar. Un Febrero del 2017 aquella obra continuaba con una poderosa y escalofriante vigencia. Es así que decido contactar a Santiago para conversar al respecto. 
santiago quintanilla

¿Qué me comentas sobre tu serie “Lo mejor está por venir: Historia gráfica de Lima y sus desastres 1983 – 2008”? ¿Por qué siendo un trabajo de hace varios años parece tan actual?

Con esa chamba pasa algo interesante y es que es una serie antigua, tiene cerca de 10 años pero cada cierto tiempo alguien la descubre y me llama para conversar al respecto o publicarla y tiene que ver con que finalmente nuestra realidad sigue siendo desastrosa, lo que hace que de algún modo el proyecto se mantenga vigente. Por otro lado, es también una cronología de mi vida porque empecé con una portada de Mayo del 83, que es el mes en que nací y son 25 años porque yo tenía esa edad en ese tiempo, en el 2008. Y mira ya estamos 2017 y vemos que las cosas siguen iguales. El título entre cacha y esperanza sigue siendo muy actual: Lo mejor no vino nunca y aún seguimos a la espera de que llegue.

¿Crees que estamos condenados a repetir siempre los pasajes más nefastos de nuestra historia? ¿A qué crees que se deba esto?

Puta ojalá que no jaja. Pero no sé, creo que tiene que ver con que vivimos el ahora, no nos organizamos con un plan a futuro y sigue habiendo una clase política muy mala que piensa en lo inmediato o en su beneficio. Bueno, finalmente nosotros somos quienes elegimos a esa clase política ¿no? Por ejemplo, la chamba del año 2007 en la serie, se titula “El mal menor” y es alucinante y triste también que cada 5 años esa figura se repita constantemente.
santiago quintanillasantiago quintanilla

Juegas con esa línea entre realidad y ficción representadas a través de portadas de periódicos y viñetas de comics respectivamente. ¿Crees que lo que pasa en Lima y el país en general a veces supera la ficción?

Para mí, la historia de la ciudad y el país es tan surrealista que podría ser explicada a través de historietas, que se suelen asociar al mundo de lo fantasioso pero finalmente son capaces de describir plenamente cada uno de los pasajes que han ocurrido en la ciudad y el país.

Pero ¿La ficción supera o no a la realidad?

O en todo caso parece que no sabemos donde estamos. A veces ves las noticias y te encuentras con cada cosa. Por ejemplo hace unos días vi una entrevista a una señora que había sido víctima del paso del huayco y de la nada mientras conversaba, se subió el polo para amamantar a un chancho. Eso por ejemplo es totalmente bizarro, más allá del contexto en el que se haya dado, es una imagen surrealista.santiago quintanillaLa pendejada también es algo que alcanza niveles más allá de lo imaginable. Ese mismo día vi un informe sobre el peligro que corrían varias familias que vivían al borde del río Rímac ante la crecida de su cauce. Esa zona no debe ser habitada, eso era claro, sin embargo esas personas habían comprado sus terrenos a traficantes y con toda razón no se querían mover y la Municipalidad se lavaba las manos. Mira a esos hijos de puta pues, cómo juegan con la necesidad de vivienda de la gente y les venden un terreno inhabitable. Creo que eso es un poco típico de la sociedad limeña: La poca ciudadanía, el poco espíritu cívico y las consecuencias de ese comportamiento, de esa pendejada; a veces también superan a la ficción.
santiago quintanilla

En tu trabajo es constante la reinterpretación de lo que se ha publicado en prensa ¿Qué te atrae tanto de los medios?

No es que sea un defensor del papel de los medios, todo lo contrario. Lo que pasa es que me gusta emplearlos, primero porque te remiten a lo que uno como individuo fácilmente asocia con lo real e incluso con la verdad. Es muy clara la línea editorial de cada medio y finalmente uno consume las noticias que quiere creer, dependiendo de tu línea política. La gente de izquierda lee ciertos medios y es igual del otro lado. Finalmente estás decidiendo escuchar la verdad que te conviene y eso es un fenómeno que me resulta sumamente interesante. Por otro lado, visualmente siempre me han atraído las portadas de los diarios. Los recursos visuales relacionados al sensacionalismo son locazos y tienen las combinaciones más bizarras de todas. La calata junto al muerto, el titular en jerga, los colores estridentes; son códigos visualmente muy poderosos. La gráfica de los diarios me ha gustado siempre.

El arte de la guerra

Las imágenes y simbología relacionadas a la guerra interna también son comunes en tu obra ¿De qué forma te marcó esa etapa? 

La guerra me marcó; no directamente, pero sí como un periodo que me interpela constantemente como individuo y como ciudadano. Cuando empecé a investigar sobre el tema ya no pude parar.

Has trabajado con la imagen del perro colgando por ejemplo. En ese contexto: ¿Qué otras imágenes de nuestra historia reciente te han impactado?

Sí pues, la del perro me parece brutal, tanto así que hice un ensayo visual o mini docu. Mmmm de esa época los coches bomba también me impactaron y de otro periodo las imágenes de Mesa Redonda son otras que me han tocado. Lo triste es que vas ahora por allá y está igual. Aunque ya no venden tantos cuetes como antes; ya no hay RataBlancas sonando al día siguiente. Tan cagados no estamos jaja.

santiago quintanilla

Hay otros artistas que también reflexionan en torno la guerra interna y sobre las problemáticas de nuestra sociedad con su obra; como Alfredo Marquez, Juan Javier Salazar, entre muchos otros ¿Son referentes para ti?

Son mis maestros. Cuando conocí el trabajo de Álex Ángeles, Alfredo Marquez o Juan Javier Salazar mis intereses en la práctica artística dieron un giro. Descubrí un tipo de trabajo que te remueve y te dice algo más y no es tan contemplativo y además lo hace, ya sea clavándote algo en la yugular o haciéndote cagar de risa. Como J.J Salazar por ejemplo que te está sacando la mierda con sus mensajes pero con una cuota de humor genial.

Una ciudad sin memoria

¿Trabajaste en el Lugar de la Memoria (LUM) que te dejó esa experiencia?

Trabajé ahí como investigador de fotografía lo que me abrió las puertas a ese ámbito de la curiosidad por llenarme de más información y con mayor rigor en la investigación y llego porque algunos amigos que trabajaban en el equipo conocían mi trabajo artístico y sabían que, por el proceso que utilicé, manejaba información muy puntual sobre imágenes del periodo de guerra interna; cuándo ocurrieron, dónde se publicaron, qué fotos se utilizaron, entre otras cosas. Para mí fue un honor trabajar para el LUM, no creí que mi investigación iba a servir para aportar un grano de arena para un proyecto tan importante.

Pero ¿Qué onda con el LUM? ¿Por qué crees que existe esa obstinación de un sector de la población por no resolver los temas que arrastramos como sociedad?

Tiene que ver con que le resulta incómodo a la gente y no quieren reflexionar; pero hay otra cuestión. Se entendía que iba a ser un espacio que te iba a contar una verdad rígida y unívoca; y como fue un conflicto político es lógico que hayan facciones. Lo interesante es que tienes por un lado los que dicen que “es un museo de terroristas y de la agenda caviar” y por el otro lado tienes a los que dicen que “es un tema de gobierno y que el Estado está con los FF.AA entonces es parcial” y no ha sido así. La verdad es que ha habido un proceso participativo bien largo y se ha consultado con todos los implicados directos e indirectos. Se ha consultado todo. Fue una tarea dura en realidad.

¿Qué rol juega el arte para entender mejor nuestra realidad?

En mi caso, lo paja del arte es que es la disciplina que me permite hacer cruces que digan algo más allá de lo que tus sentidos primarios o capacidad interpretativa te puede decir de inmediato. Cuando combinaba comics con primeras planas de historia me permitía crear nuevos documentos reales, a pesar de ser ficticios. Al alterar una portada estoy siendo más documental que el propio documento; intervenir y construir nuevos sentidos nuevas formas de entender nuestra historia. Eso solo te lo permite el arte.

En ese contexto no crees que a veces el ser «dis-forzadamente académico» (siempre quise utilizar el innecesario recurso de poner un guión para dividir dos palabras yeee!) es una postura elitista y que limita el acceso de mucha gente al arte. Por ejemplo, hay textos curatoriales que, fuera de bromas, espantan cualquiera de las galerías. 

Mira bueno fuera que en términos académicos, porque ni a eso llega. Es pura pose, el artista a veces no tiene ni idea lo que dice en su pared y te das cuenta que hay harta finta alrededor. Sí; el texto te permite establecer una bisagra entre tu obra plástica y la gente, porqué finalmente el arte utiliza recursos que desafían el uso habitual del lenguaje y lo que ha ocurrido es que este muro de palabras se ha convertido en una especie de espacio para legitimar un trabajo supuestamente más intelectual. Hay chambas que ni siquiera necesitan un texto.

Así es. La historia nos demuestra que lo mejor nunca llegará si no «desaprendemos» muchas cosas; si seguimos en las mismas y continuamos eligiendo gobernantes de mierda. Con esa sensación en las entrañas enciendo la tele y pongo el noticiero; aún pensando en la conversación que tuve más temprano con Santiago. Lo primero que veo es que han allanado la casa de Toledo; un presidente más que iría preso si se comprueban las acusaciones en su contra. En su sala han encontrado una mascaipacha de oro. Pienso que quizá ahí, en lo bizarro y simbólico de esa imagen, otro artista encuentre inspiración. Otro Santiago que note este eterno círculo vicioso y lo utilice para crear.

Comments

comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *