LAS DROGAS COMO SON

Conversamos con las personas detrás de Proyecto Soma, plataforma de curaduría periodística que aborda el tema de las drogas como ningún medio local lo ha hecho

Consumir drogas puede ser muy divertido y al mismo tiempo letal. En ese sentido Esteban y Raúl, periodistas de profesión han creado Proyecto Soma una plataforma que se encarga de curar y difundir información científica relacionada al consumo de sustancias; sus beneficios y sus perjuicios en una sociedad que prefiere mirar a un lado y no abordar el tema como se debe.

Con motivo del lanzamiento de su web decidimos conversar con este par de periodistas que tocan este importante tema como ningún otro medio local lo ha hecho.

 

¿Por qué nace el proyecto Soma?

E: “Soma apareció con las ganas de hacer algo que nos motivara a nivel profesional. Estamos viviendo tiempos donde muchos periodistas de nuestra generación pasamos el día en una sala de redacción, a veces no tan felices y un poco perdidos viendo qué hacer más allá de las comisiones. Hablamos mucho con Raúl, sobre eso y así nació Soma para hacer el periodismo que nos gusta a nosotros”.

¿Entonces nace por el afán de desarrollar su profesión como periodistas?

R: “Yo creo que tiene dos pies, la parte más periodística per se, de vincular el tema que se trate y hacerlo de una determinada manera, con tiempos y objetivos diferentes a lo que te puede pedir una redacción. El otro tema es el contenido en específico y la temática. Hemos encontrado un tema muy rico, porque está atravesado de múltiples aristas ya sean buenas, malas, mitos e información certera también. Nos pareció que era un tema que ameritaba la dedicación de ese tiempo disponible”.

¿Se han propuesto ser una plataforma de difusión de investigaciones para informar a los usuarios sobre las drogas que consumen?

R: “El proyecto en un inicio era el gran proyecto que todos quieren: La Web, con contenidos propios y publicar cada tanto, etc. Bueno, poco a poco fue pasando el tiempo y nos dimos cuenta que por más que nos dedicáramos todo el tiempo disponible a eso, era imposible hacerlo como queríamos. Entonces, pensamos en la necesidad de la curaduría de información como alternativa. Pensar en salir con todo era un poco ambicioso, entonces fuimos encontrando lo que hemos llamado como la “unidad mínima realizable”, que era esto, lo de la curaduría: comenzar a investigar, como el trabajo que venimos haciendo en Instagram, que es difusión y resumen en datos muy puntuales sobre determinados contenidos que curamos de medios internacionales sobre el tema de las drogas. Es casi como si estuviéramos estudiando en vivo. Porque nos dimos cuenta investigando que en realidad tampoco no sabemos mucho sobre el tema. Ya después de un tiempo en Instagram por fin hemos podido lanzar la web”.

E: “Yo creo eso que el aprendizaje es clave, porque acá tampoco Soma viene a decir ninguna verdad oculta o absoluta. Vamos aprendiendo de cada uno de estos posts diarios que hacemos. En el camino nos vamos dando cuenta que en verdad nuestra labor es abrir todos estos frentes distintos que hay para analizar el tema de las drogas. La postura más común en Perú es -Dile no a la drogas- o la abstinencia. Esa base es la que en definitiva hace que el debate sea muy reducido, porque estamos discutiendo algo que está ocurriendo: -No a la droga-, pero la gente se está drogando igual”.

¿Qué papel juega el debate alrededor de la salud pública?, ¿Están teniendo una postura clara respecto a eso?

R: “Creo que nosotros no lo entendemos como un problema de salud pública. Eso, como señalas, requiere básicamente un debate. Creemos que lo que se necesita son formas diversas de información. Está demostrado que la manera en que se plantean las políticas de salud pública, relacionadas a las drogas, no tienen ningún efecto o tienen muy poco. Eso es porque quienes plantean o implementan este tipo de políticas tienen un objetivo muy concreto y no es necesariamente entender la problemática o el tema, sino es tratar de imponer un tipo de conducta respecto a las drogas, la mayoría de las veces en contra. Hablo tanto de las instituciones, colectivos o medios de comunicación, etc”.

E: “Acá en América Latina, se trata de ver el tema de las drogas no desde la perspectiva de la salud, sino de lo penal. Lo plantean como un tema de seguridad pública, mas no como uno de salud pública. No sé porqué pero este tema penal  le sirve mucho a la policía para poder arrestar a quiénes se drogan; la mayoría pertenecientes a un estrato socioeconómico más de clase media baja. Esa mirada es la que hace que muchas veces se llene de prejuicios el debate. Pero, todo eso atenta contra el derecho de todo ser humano de consumir libremente ya que el Estado no tiene por qué decirte nada”.

¿El Proyecto Soma tiene una postura respecto a la guerra contra las drogas y la legalización como solución? He visto en parte de su contenido sobre los problemas de la legalización en Uruguay o sobre cómo la legalización en EEUU no ha solucionado problemas relacionados a la posesión y la violencia policial contra la comunidad afro.

R: “A mí me parece un poco inevitable, por más que hagamos énfasis en la necesidad del debate siempre afirmamos que no somos activistas, que no tenemos una posición muy marcada y que somos aprendices del tema. La guerra contra las drogas es una huevada con la cuál es inevitable estar en contra. Hay información por montones sobre cómo esto no está funcionando, no ha funcionado y no va a funcionar; no solo por cómo se ha llevado a cabo, sino por las personas por las personas por las que surgió”.

 

¿Hay una economía-política atrás de esta estrategia?

R: “Hay una economía política, hay un conservadurismo moral, político, etc. Y que fueron las razones por las que surgió. Hay toda esta historia en EEUU de cuando se inician las prohibiciones con los senadores, recibiendo información incluso del mismo ejército o de las organizaciones policiales sobre cómo eso no funcionaba y decían -este dato no me importa, hagamos la guerra-. Es inevitable estar en contra de la guerra contra las drogas. Igual con ciertos matices, porque hay que pensar que en ciertos aspectos es necesaria una lucha armada e inmediata contra la matanza de gente inocente. Es complejo. Obviamente tenemos una postura muy grande, pero eso no significa que dentro de la complejidad haya elementos necesarios tal cual están las cosas; pero eso, la guerra contra las drogas, es una mentira. En ese sentido, creo que nuestra postura es más una guerra contra la desinformación”.

E: “Yo creo que la postura es, sobretodo, lo que decíamos al inicio. Hay una versión que se está contando sobre las drogas que no es la única versión y que es: -Miren todo lo que estamos encontrando nosotros, haciendo esta pequeña investigación diaria, constante y nos vamos dando cuenta es que el fondo del problema es mucho más complejo-. Recuerdo que Raúl presentando Soma, escribió un texto donde hablaba un poco sobre esta doble razón de las drogas. Hay pastillas para antes de irte a dormir, pero también hay pastillas que te llevan a bailar en una discoteca. ¿Cuál es la diferencia en el fondo? Si lo vemos desde un punto de vista objetivo: la que te lleva a dormir es legal y la que te lleva a divertirte no. Entonces, esas contradicciones hay que ponerlas sobre la mesa”.

Frente a todo este poder que hay detrás de la guerra contra las drogas, detrás del conservadurismo, de esto que me decías del Congreso que dicen cualquier cosa en nombre de la moral, o en nombre de la idea de “salud pública”, porque hay que preguntarse quiénes son lo que dicen qué es la “salud pública”, también. Ante esto, ¿no tienen quizá un poco de temor de que les acusen de promover el uso de drogas?

R: “Tenemos muy claro que la primera lectura que se tiene sobre Soma es que es una plataforma pro-drogas. Porque en general, no solamente con las drogas, la lectura que se tiene de las cosas es: O estás a favor o en contra de algo y nada más. Entonces, lo que nos gusta del proyecto es que es jodido encasillarlo en ese sentido; no es en pro, ni en contra de nada, sino es un tipo de mirada sobre un tema en específico. Sacamos contenidos que se pueden interpretar en contra o a favor. Por ejemplo hemos sacado contenido sobre los problemas que ocasiona el alcohol y al día siguiente hemos hablado sobre las potencialidades de los psicodélicos”.

¿Cómo piensan incorporar la experiencia de los usuarios de drogas? Porque yo creo que el proyecto está más enfocado en la divulgación de investigaciones científicas, investigaciones sociales, divulgación de data estadística o el efecto de algunas políticas públicas; pero me parecería importante quizá que se incluya la perspectiva del usuario en este debate.

E: “Justo hace poco sacamos un contenido sobre cómo sobrevivir a un mal viaje, por ejemplo. Ahí más o menos hablamos desde la perspectiva del usuario. Vemos las drogas desde un punto de vista social e histórico, desde la experiencia del usuario y tratamos de soltar información sobre las políticas de drogas o los efectos de las políticas de drogas sobre las personas. Con el contenido propio queremos profundizar en eso, me parece a mí súper valido lo que dices, tener la perspectiva del usuario, es algo que nosotros lo estábamos haciendo de ese modo. Hay muchas personas que consumen drogas ilegales y que mantienen una vida común y corriente. Eso se sabe, pero se muestra poco, es un tabú. No se habla de esto en las mesas con los viejos y estamos hablando de un país que es productor de cocaína, a comparación de México o Colombia donde el tema de las drogas se debate mucho. En Colombia hay agrupaciones que en las fiestas electrónicas dan información real sobre lo que se va a consumir en los festivales como MDMA, LSD, éxtasis, etc. y además hacen análisis de substancias; es decir te analizan lo que vas a consumir y te dicen si realmente tienes lo que crees que vas a consumir. Son pautas de prevención de riesgos. Eso está ocurriendo en Colombia y en México. Es necesario empezar a hablar de esas cosas aquí también”.

Comments

comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *