FRECUENCIAS TRANSGRESORAS

Aprovechando su paso por Lima y con motivo del lanzamiento de su nuevo disco, conversamos con Ale Hop proyecto local experimental con sede en Berlín

Alejandra Cárdenas Aka Ale Hop es una músico y multinstrumentista limeña actualmente radicada en Berlín. Comenzó su carrera como miembro de la desaparecida banda Las Amigas de Nadie y en el 2013 se convirtió en una de las peruanas seleccionadas para la Red Bull Music Academy.

Superposición de capas, guitarras enajenadas y voces distorsionadas que parecen salidas de otro plano son elementos constantes en su chamba además de una clara inquietud por explorar siempre con los límites entre la música experimental y el pop, tanto en cada una de sus producciones como en sus presentaciones en vivo.

Así es que, luego del lanzamiento de su reciente LP Bodiless vía el sello local Buh Records, nos juntamos con Ale Hop para conversar un poco acerca de su trabajo y trayectoria.

K: Acabas de lanzar Bodiless, disco que en comparación con tu anterior trabajo Pangea, puede entenderse como un retorno al caos o a la experimentación más visceral a pesar de los matices pop ¿Qué hay en el caos que te atrae? ¿Por qué esa búsqueda?

A: “No creo que sea una búsqueda del caos sino una inquietud personal en torno a lo que la gente llama experimental, pero la palabra está tan usada últimamente que ya no significa nada la verdad. Lo que existe, ya desde los últimos discos de Las Amigas de Nadie, es una curiosidad por sobreponer texturas y jugar con elementos electrónicos; mezclarlos con otros instrumentos en especial la guitarra eléctrica y probar cosas para ir descubriendo y de hecho todo eso se vuelve más extremo cuando empiezo a tocar sola. Ahora, contra la opinión de muchos, todavía he intentado hacer canciones pero sí he jugado con más elementos que no están presentes en Pangea”.

K: ¿A qué tipo de elementos o nuevas formas de trabajar te refieres?

A: “Por ejemplo he utilizado muchas grabaciones de campo y he usado material de archivo que he descargado entre otras cosas. Por otro lado también he estado escuchando bastante el género radionovela que en Alemania es muy tradicional y aún se produce mucho y eso me llevó a esta idea de trabajar con las palabras, no acompañando la música sino al revés, que la música sea lo que acompañe a las palabras. Para el tema “Migration Data” por ejemplo, usé frases de periódicos de gente que había migrado y testimonios de refugiados y luego hice la música encima con la intención de transmitir la sensación de personas cruzando el Mediterráneo”.

Ale Hop / Foto: Janice Smith-Palliser

K: ¿Qué pretendes generar en el oyente con tu música?

A: “Si bien es música que está insertada en una línea de tiempo, lo que he tratado es generar espacios y ambientes que evoquen sensaciones y que inviten a la contemplación”.

K: ¿Cuáles son los ingredientes que se mantienen en tu propuesta a través de tus diferentes lanzamientos?

A: “Han pasado 3 años desde que lancé Pangea y un año del lanzamiento de The Way of Love, disco que hice junto a Ignacio Briceño de Cocaína. Yo encuentro similitudes inclusive con lo que hacía en Las Amigas de Nadie. Una constante en mi música es el tema de los beats; la guitarra eléctrica que sigue siendo un elemento muy presente y además sigo cantando. Los instrumentos siguen siendo los mismos al igual que el interés por explorar y jugar con ellos de diferentes formas”.

K: ¿Sientes que has pasado de hacer algo más “digerible” en Pangea y luego en “The Way of Love” ha algo un poco más experimental en este nuevo álbum?

A: “Leí una web algo como -Esta es la única canción que puedes encontrar en el disco de Ale Hop-; te lo juro me gusta que digan ese tipo de cosas. Entiendo que a las personas les sea difícil digerir la propuesta si van con las mismas expectativas con las que iban a escuchar a Las Amigas de Nadie. De hecho te va a parecer otra cosa si vas con esa onda. Este disco es más contemplativo, es decir, si van a esperar un hit radial se van a decepcionar totalmente jaja”.

K: La colaboración con otros artistas de varias disciplinas parece ser una constante en tu propuesta ¿Qué me comentas al respecto?

A: “Tuve un grupo por ocho años y al final me pareció un poco sofocante. Cuando tienes una banda es bonito aprender de las otras personas pero después de un montón de años ese aprendizaje caduca. Cuando colaboro, siento que es una forma de aprender y alucinar como trabajan otros músicos; eso siempre enriquece. Al final lo he hecho prácticamente un modus operandis de trabajo. Ya no voy a tener una banda, eso lo tengo claro pero me gusta encontrar gente con la que pueda armar cosas. También tengo bastante interés en saltar de medio a medio; cuando hago música pienso mucho en imágenes y cuando hago video pienso mucho en música, entonces trato de pasar de un formato a otro, incluso he estado haciendo instalaciones últimamente”.

K: Buh Records como espacio en la ciudad para esta y otras propuestas similares ¿Que onda?

A: “Buh Records es un sello independiente peruano que ha apostado por esta movida y que ahora les está yendo muy bien después de años. Tienen mucha llegada internacional; los discos que sacan aparecen reseñados en The Wire y otros blogs internacionales conocidos y están editando músicos de afuera también. Es interesantes porque ha encontrado un nicho y una red en el extranjero y el sello es muy respetado actualmente así que buenísimo sacar cosas por ahí”.

K: Actualmente vives en Berlín; ¿Cuánto ha aportado a tu propuesta esa ciudad? y ¿Cómo es regresar a Lima y ver cosas terribles como que queman mujeres en un bus así como las huevas?

A: “Me fui hace tres años justo después de sacar Pangea y me fui porque quería viajar, ver otras bandas y hacer una maestría en estados sonoros la misma que acabo de terminar. Este LP está concebido totalmente allá. Yo venía de sacar un disco por año desde el 2010, desde mi etapa en Las Amigas de Nadie y en un momento quise parar un rato y replantear donde vivía, que es lo que hacía, quien era, etc. Quería darme una pausa, viajar por Europa y recargar energías, así que no hice nada de música durante un año y luego recién me puese a trabajar en este disco con todo lo que había aprendido y visto en ese periodo. Como te digo viajé bastante he visto otras escenas, otros paisajes y este álbum es producto de eso. En cuanto a lo de volver a Lima, eso siempre es intenso. Lima me rompe el corazón cada vez que llego porque siento que hay una guerra y la estamos perdiendo; contra los movimientos conservadores, contra la corrupción; contra el fujimorismo y más. Pero tengo la esperanza de que las cosas mejoren. De hecho hay gente poniéndose las pilas y mucho más consciente de lo que está sucediendo y eso ya es un progreso”.

K: ¿Que viene para Ale Hop este 2018?

A: “Acabo de participar con un track en el EP de remixes de Menores y estoy super entusiasmada con eso; luego regresaré a Europa para hacer una gira y poder presentar el material en todos los lugares que se pueda”.

Comments

comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *