“EL FUNK ES UN ESTILO DE VIDA”

Conversamos con David Labarthe, vocalista de ACHKIRIK, banda local de funk que acaba de lanzar su primer video oficial

Guitarra y percusión; bajo y batería; saxo y trompeta; rima y teclado: Las armas del ejercito del funk están en posición, apuntándote al cuerpo para hacerte bailar y juntas: ¡Suenan bien!

ACHKIRIK es una banda de Funk que, luego de unos años en la escena local, ha alcanzado una notoria madurez en su propuesta; tanto a nivel de sonido como en su performance en vivo la misma que está cargada de una contagiante energía pocas veces vista en los escenarios de la ciudad.

Con un estilo ya definido de funk enérgico y sostenido por una banda donde todos son unos musicasos, acaban de lanzar por fin su primer videoclip oficial (que dicho sea de paso está de la puta mare) del tema “Achkirik está en la Casa” primer single de lo que será su próximo y esperado EP.

Es por este motivo que aprovechamos para conversar de todo un poco con David Labarthe, vocalista de la banda y arquitecto de profesión quien nos comentó acerca de los inicios del proyecto, su visión de Lima y otras cosas más. Pero antes de leer a ver el video de estos mostros del funk.

K: ¿Cómo fueron los inicios de ACHKIRIK?

D: “Todo se fue dando de forma orgánica. En realidad se podría decir que empezó cuando era chibolo. Por esa época yo tenía un carro de mi vieja y ahí dábamos vueltas, poníamos beats en la radio y escribíamos temas. Así, sin querer, grabamos algo de forma casera y DEMO, un gran amigo que ya falleció, propuso el nombre de ACHKIRIK y quedó hasta hoy. Al principio éramos 5 y solo rapeábamos, luego quedé yo solo y ya en la universidad conocí amigos que hacían otros tipos de música e invité a uno, César, a grabar guitarras para hacer un beat y así se da inicio al giro hacia otro sonido”.

K: Pero ¿Cómo pasan al funk que es el sonido que hoy caracteriza su propuesta?

D: “Una vez que conozco a César y me presenta a otros músicos que tocaban con él y que no son los de ahorita, empecé a nutrirme con nuevos géneros que no conocía a profundidad como el jazz y sobre todo el funk; así que metimos todo en una licuadora para hacer los primeros temas. Al inicio, lo que hicimos fue tocar bases de funk conocidas y yo rapeaba encima. Hubo una época en que la banda no tenía una identidad musical y hacíamos de todo; había de rock, soul y funk, por eso decíamos que hacíamos fusión. Ya cuando entra el nuevo guitarrista la cosa se encausa totalmente hacia el funk y nos gustó mucho el proceso y el resultado final por lo que decidimos quedarnos en ese sonido”. 

K: ¿Cómo es la escena funk en la ciudad?

D: “La Roja y Big Pollo eran las bandas que mantenían la escena cuando empezamos. Luego desaparecen ambas y quedamos nosotros. Lo chevere que han ido apareciendo bandas nuevas. Hay un nicho bien interesante por eso organizamos eventos para volver a sacar a flote la escena. Hacemos “El funk ha vuelto” en colaboración con Black Sugar, banda emblemática de los 70´s y a parte con grupos nuevos y otro evento es “Ataque Funk” y también invitamos proyectos nuevos para que tengan la oportunidad de tocar. La gente se está acostumbrando nuevamente a bailar Funk”.

K: Si pudieras describir lo que les da el funk en palabras ¿Cuáles serían?

D: “El funk es un estilo de vida que tiene que ver con la alegría y el optimismo. Siempre hay dos caminos: El de, puta madre esto no va a funcionar ni cagando y está el otro, el de que chucha si no funciona pero tengo ganas de hacerlo. Yo lo veo así: El funk es el segundo camino”.

K: Lima ¿De qué manera está presente en su propuesta?

D: “Siento que la mayoría de bandas aquí tienen historia porque son del mismo cole o del mismo barrio o son broders de años. Achkirik es una banda en la que hay un músico que vive en Carabayllo, otro en San Miguel, otro en Los Olivos; es una banda que se ha ido armando y la música refleja esa condición. Somos 8 músicos de diferentes barrios pero todos convergemos en el mensaje que queremos dar con la música. En cuanto a Lima como espacio es una ciudad difícil pero es una ciudad muy interesante al mismo tiempo. Que haya llegado mucha gente del interior le da una riqueza cultural achoradaza y un culo de carne sobre la cual trabajar. Está la Lima turística y está la otra la que organiza conciertos, hace música, baja a las marchas, reclama, se organiza un poco las letras de la banda van con esa onda. Creemos que hay que asumir la responsabilidad de tener un micro en el escenario”.

El ejército del Funk en todo su esplendor / Foto: Alejandra Devescovi

K: Tú aparte eres Arquitecto con rollo urbanista ¿Cómo vez la ciudad? ¿Estamos cagados?

D: “Creo que Lima y los limeños estamos en un punto en el que nos hemos saturado y hartado de todo masivamente. Antes la indignación era más puntual, de un grupo de gente pero ahora la huevada se ha vuelto colectiva con autoridades y políticos que son tan cara e palo que ya no pasan desapercibidos. Lima a partir de este colapso podría tomar un rumbo positivo e interesante es algo que está traspasando los niveles sociales y los barrios; es una molestia general y al mismo tiempo la oportunidad para hacer cosas buenas a todo nivel. Podemos aprovechar el caos para hacerlo ya que considero que hay gente para generar el cambio; hay muchas iniciativas ciudadanas, colectivas, barriales. Por otro lado, desde la ciudadanía, todo se remonta al colegio, creo que eso es clave. Si las clases incentivaran realmente el pensamiento crítico o enseñaran más cultura la cosa sería diferente. Eso es un poco lo que pasa o debería pasar en la universidad que es una etapa de despertar y empezar a tener otras preocupaciones e intereses que vienen de leer, de conocer otras realidades. Por ejemplo yo he estudiado en un colegio evangélico y mucho pensamiento crítico no había”.

K: Me comentaste que estudiaste en un colegio evangélico, en ese sentido ¿Nuestra sociedad es conservadora y religiosa? ¿Qué opinas?

Mi círculo era evangélico y no tenía como conocer a más gente por eso es importante que las universidades sean espacios para cultivarte. Claro que es conservadora; los principales debates políticos se basan en la religión. La espiritualidad es algo bueno; creo en ella y creo en cosas que viví, pero al final, cuando empiezas a hablar de doctrinas y a imponer formas de vivir ya la estás cagando. La biblia se escribió en arameo y la traducción siempre va a ser una interpretación y ahí aparecen cosas como mata al homosexual, no te puedes cortar el pelo si eres mujer o no vayas al cine. Conocer otro entorno en la Universidad fue descubrir y tomar una decisión. No cuestiono la fe de la gente, todo lo contrario, me parece super válido creer en algo y tener fe, pero sí creo que la tolerancia es importante. No puedes obligar a que a gente crea en lo que tú crees”.

K: ¿Qué viene para ACHKIRIK luego de este videazo que acaban de sacar del horno?

D: “Vamos a sacar nuestro primer EP oficial como banda. La idea es lanzar single por single uno por mes con su respectivo video y seguir tocando lo más que se pueda”.

Comments

comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *