LAO: VANGUARDIA E IDENTIDAD EN LA PISTA DE BAILE

Entrevista previa a la presentación en Lima del productor mexicano miembro de NAAFI, label elemental en la escena independiente de música electrónica latinoamericana

Definir con palabras una propuesta tan ecléctica y de avance como la de Lao no resulta sencillo. Música electrónica o de club alternativa con influencias globales y latinas resume un poco por donde va el sonido de este productor y dj mexicano. Sin embargo la descripción queda corta al repasar su carrera ya que, como miembro activo de NAAFI y cabeza de Extasis Records, su aporte va más allá, trabajando temas de identidad dentro de la música con el objetivo de posicionar la escena latina a una escala global. Y vaya que lo viene haciendo bien!

Aprovechando que está de paso por Lima para tocar en una nueva edición de VERSUS junto a Deltatron, Orieta Chrem, Insaint, César H, Dubmito, Tech Vibes y José Vilca, conversamos con el gran Lao sobre su sonido, su crew y sobre la importancia de construir espacios y comunidad alrededor de la música.

K: Hay cierta oscuridad en tus tracks ¿A qué se debe y cómo complementas con otros ritmos de club?

L: «No sé, creo que es por varias cosas. La verdad que mi primer acercamiento a la música electrónica se da de muy niño con el Eurodance que sonaba por todo sitio. A mí me gusta en general todo tipo de géneros y no tengo escuela musical, aprendí bajando software pirata, por eso lo que hago lo veo más cercano a diseñar en photoshop antes que hacer un plano y todo un rollo. Entonces creo que tiene que ver con el contexto en el que desarrollé mi gusto por producir, es decir en mi cuarto como parte de esta generación de productores de alcoba que tiende a trabajar en escalas menores lo que hace que de alguna manera se ligue con sonidos de hace 20 o 30 años y mantenga esta onda medio oscura».

K: Cuéntame sobre N.A.A.F.I ¿Cuál crees que es su aporte a la música latina contemporánea?

L: «Creo que fueron varias cosas que hicieron que la disquera despegue en diferentes partes del mundo. La música se acompaña de distintas formas y una de las cosas que hacían falta en México en ese momento era un lugar para crear comunidad con gente de gustos afines no necesariamente a nivel musical; me refiero a cosas muy del internet, gente joven sin horarios regulares, freelancers de rollos vinculados al arte y al DIY.  Faltaba esta onda alternativa que en México durante todos los 2000, los grandes productores y festivales lo entendían como el indie y propuestas más cercanas al rock y todo era como de chicos fresas. En ese sentido más real se me hace la música electrónica, es tener acceso a una computadora y ponerte a crear. Así empezamos a organizar fiestas y a sumar gente de diferentes partes del país como Ciudad Juarez, Tijuana cada uno con sus respectivas influencias y su propia estética. Luego empezó a bajar gente y se generó como un culto interno donde teníamos nuestros propios hits. En resumidas cuentas el aporte creo que va porque desarrollamos una estética sonora particular en el momento que nos tocó».

LAO NAAFI

K: ¿Qué importancia tiene «mirar hacia adentro» para generar un sonido propio en la música?

L: «En los 90s estaban estas compilaciones de Eurodance y sucedían fenómenos bien locos de escenas super chiquitas en Europa que en Latinoamérica se hacían de culto como lo que me comentaste que pasó aquí con Indochina. En México pasa con la onda High Energy y todo lo de Patrick Miller que es super de culto; tú vas a un 15 años y llega un momento en que pasan esa música. Entonces, además de la cultura sonidera para el barrio que es tradicional, está la movida de las nuevas generaciones que ya en mediados de los 80 tenían ideas de hacia donde llevar esa música. En ese contexto me gusta pensar que me influencia la generación de productores más jóvenes cercanos a los soundsystem sonideros y que hacen su propio sonido. Chicos como Alan Rosales que su papá es de sonido Marshall muy respetado en México por ejemplo. Eso entiendo que es mirar hacia dentro en términos de música electrónica, sin embargo me gusta proyectar que lo que me influenció es muy parecido a cualquier chico de cualquier parte del mundo; las mismas caricaturas, videojuegos y así».

K: Se ha generado un networking interesante entre músicos de toda Latinoamérica gracias a internet ¿Cómo ves esa movida? ¿Cuál es el camino a seguir?

L: «El camino a seguir es que el trabajo sea trascendente. La chamba se queda a un 50 por ciento al producir un track; hay que acompañarlo de un buen arte y una buena distribución, entre otras cosas. En ese contexto, el modelo de disquera tradicional se ha dejado de lado y al final puede ser contraproducente porque el hecho que exista un catálogo hace que lo puedas revisitar. Ahora estoy enfocado en sacar cosas en formato físico que no existan en digital. Siento que ahí hay un alma de por medio, un art work la chamba de quien está detrás del sello y así. En resumen creo que el regreso al catálogo es clave principalmente en Latinoamérica».

DE CIUDAD DE MÉXICO A LIMA

K: ¿Consideras que el DF y Lima se parecen culturalmente? ¿Cuáles son esos puntos en común que encuentras?

L: «Sí claro. Por el centro y los mercados se siente una vibra muy similar, además la estética es muy parecida. Aún no me atrevo a decir que conozco los sonidos de la ciudad, de hecho se siente que la onda es más tropical pero la manera de consumir música sí se parece. Por ejemplo ayer vi que vendían unos CD compilados de Mp3 en cartón cortado tal cual en México y esa similitud me parece interesante». 

K: Cómo ves la movida de música electrónica en Lima?

L: «Hay un sonido particular. Se trabaja sobre una identidad pero no regalada o inmediata sino más bien real; porque hay algo que sucede en todo Latinoamérica que es: Si no reclamamos nuestra identidad a través de nuestra creación artística alguien más lo va a hacer en otro país del primer mundo. No estoy a favor ni en contra de eso simplemente el que se pone las pilas primero lo hace, pero es super raro que alguien puede lucrar tan fácilmente con una idea que es casi ancestral o con ritmos que no perteneces a nadie dejando de lado a una escena o a toda una cultura por ejemplo».

K: ¿Qué tal tu tocada en Selvamonos y que expectativas para la fiesta VERSUS?

L: «Selvamonos estuvo buenísimo. Tocar en ese paisaje en la ceja de selva, la verdad que la pasamos increíble. En cuanto a VERSUS, de entrada espero que baje mucha gente a la fiesta del jueves y que vaya dispuesta a escuchar cosas raras y a pasarla bien».

Comments

comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *