SOUNDTRACK PARA CIUDADES FANTASMA

A propósito del lanzamiento de su nuevo single, conversamos con Katia De la Cruz y Efrén Castillo de Moldes uno de los proyectos más importantes de la escena local

“Así se escuchan las calles de las ciudades solitarias y así se eriza la piel cuando el áspero viento sopla”. Las primeras líneas del último tema de Moldes “Canción de Cuna para Ciudades Fantasma” podrían utilizarse para resumir sin problemas estos casi 10 años que llevan haciendo música. Y es que con dos LPs en su haber y un tercero en camino, esta banda ha logrado regalarnos canciones fundamentales dentro del soundtrack de la ciudad en la última década; una ciudad / escenario que, al igual que su música, parece suspendida en una especie de limbo entre lo nostálgico y lo denso, entre lo etéreo y lo visceral, entre el caos y la belleza.

Con un sonido difícil de encasillar pero que se alimenta principalmente de géneros como el rock psicodélico, el noise y el indie pop, Moldes acaba de estrenar nuevo sencillo y primer adelanto de lo que será su esperado tercer álbum que saldrá pronto vía A Tutiplen Records. El single viene acompañado de un video que es una especie de oda a Lima y que fue realizado con imágenes del cortometraje de 1973 “Vía Satélite En Vivo y En Directo” dirigido por Armando Robles Godoy.

Así pues, con motivo de este lanzamiento, nos juntamos para conversar de todo un poco con Katia de la Cruz (Teclados / Voz) y Efrén Castillo (Guitarra / Voz) piezas claves en la banda desde sus inicios.

Varias veces han hablado acerca de los inicios lúdicos y lo fi de la banda ¿Se mantienen estos elementos a punto de sacar un tercer álbum?

K: “Aún mantenemos cercanía con las cuestiones oníricas y las interpretaciones de las cosas. Ya no es tan lúdico a nivel sonoro pero seguimos en ese camino de lo evocativo y lo surreal con respecto a como creamos. Algo que siempre dice Efrén es que lo que sale de casualidad a la hora de componer resulta siendo lo más paja, así que siempre terminamos recogiendo este tipo de situaciones cotidianas y no muy pensadas que son las que nos siguen uniendo”.

E: “La cuestión lúdica en un inicio tenía más que ver con una idea de no tomarse mucho en serio las cosas o con cierto espíritu infantil que iba asociado a un feeling de la época, del lo fi; por ejemplo tocábamos con máscaras al inicio y metíamos instrumentos caseros y todo eso a partir del segundo disco cambió. Aguas de Marte es un material más oscuro, los temas y en general la intención es más densa; entonces, ese ludismo relacionado a lo infantil se fue un poco y coincide con la llegada de Mono (Ernesto Velarde) a la banda que ayudó a que todo fuera rítmicamente más cuajado y sólido”.

K: “Recuerdo que en los primeros conciertos llevaba un ventilador, una radio, un xilófono hasta un monito que sonaba y así un montón de huevadas mientras que para el segundo disco nos concentramos más en la composición instrumental”.

¿Los sorprendió la pegada que tuvo el primer disco?

K: “Sí; en realidad a nivel musical, de producción y gestión, ese disco fue una especie de escuela. De hecho el alcance no fue gratuito tampoco porque hacíamos todo nosotros mismos. En ese tiempo no te averiguabas el mail y le escribías al broder de El Comercio, sino tenías que llamar a un montón de gente, ir tú mismo y dejar el sobre con el disco y la nota de prensa impresa y así varias cosas que en poco tiempo han cambiado bastante. Evidentemente aprendimos a hacer varias cosas de gestión pero lo más importante fue que a la gente le gustó el material, se pasó la voz y además contábamos con La Casa del Auxilio que fue algo especial para nosotros”.

¿Qué tan importante fue La Casa del Auxilio para los inicios de la banda?

K: “Fue como nuestro pequeño espacio donde podíamos hacer lo que nos diera la gana y la gente iba y escuchaba lo que teníamos. Además, todas la bandas que tocaban ahí estaban en la misma sintonía y en ese sentido, la casa ayudó a generar una movida interesante”.

E: “Siento que en ese momento específico ayudó a la idea de que las bandas podían autogestionarse y que las fiestas podían ser rentables. De hecho algunos viajes y discos, no solo de Moldes, fueron financiados con eventos realizados en ese espacio. Fue bastante útil para diferentes escenas, desde conciertos de electrónica hasta punk y cumbia. Además en ese entonces siento que el centro de Lima se había perdido un poco para la gente que era de movidas que no eran de ahí (Punk/HardcorePunk). Se recuperaron espacios para que haya más comunicación entre gente de distintas zonas con la intención de que vuelva a funcionar como un centro donde confluyeran diversas movidas, como sucedió hace muchos años. Fue interesante pero después rápidamente empezaron a haber muchos problemas con las autoridades”.

Acaban de lanzar un adelanto de su nuevo disco con video incluido el mismo que es una oda a la ciudad ¿Lima sigue siendo romántica?

K: “Sí por supuesto. Una de las cosas más bonitas de realizar el videoclip de -Canción de Cuna para Ciudades Fantasma- fue el ir a varios lugares para buscar locaciones y poder mirarlos de otra forma y reafirmar lo paja y romántica que es Lima. Esperamos haber podido  plasmar esa intención en el video”.

Y ¿De qué forma está presente Lima en la música que hacen?

E: “Está totalmente presente. La idea de la banda desde los primeros experimentos que hacíamos era asimilar y dejar que se sienta el contexto en el que estábamos. Para el primer álbum ensayábamos en Previ – Los Olivos, un espacio de la ciudad bastante particular desde el punto de vista de la arquitectura y yo creo que de algún modo esto ha influido en el proceso. En general la ciudad y sus recorridos están y tiene que ver con como nos aproximamos al sonido; son influencias y referentes. Algunas veces lo hemos trabajado con grabaciones de campo y en otras asumiendo que al componer algo y tocarlo hay una intención evocativa; todo esto que te digo puede parecer medio esotérico pero sí está la intención de transmitir esa sensibilidad de la ciudad, en este caso Lima. Son las atmósferas que nos gustan como contexto o lienzo para la música que hacemos”.

Cada cuatro años un disco ¿Cuánto han cambiado y cuál ese ese ingrediente que se mantiene?

K: “Cada disco es una etapa bien marcada con muchos cambios entre una y otra, sobre todo en la forma de hacer las cosas, desde la composición hasta la producción pero se mantiene la intención de seguir dentro del marco de los estilos musicales que manejamos. Lo que más ha cambiado es que estamos más viejos jaja. En la primera etapa andábamos descubriendo nuevos sonidos, hubo mucho juego, covers. En la segunda, nos comportamos más como banda”. 

E: “De hecho el elemento atmosférico, cinematográfico se mantiene. También es recurrente la cuestión melancólica porque es música que apela a lo evocativo. Eso se mantiene, contrastado siempre con la energía que le metemos. De hecho sigue estando muy presente ese ida y vuelta”.

¿Qué viene en un futuro cercano para Moldes?

K: “Vienen varias cosas: Terminar la producción del tercer álbum, el lanzamiento del segundo single el próximo mes, además estamos postulando a fondos de producción discográfica y trabajando con Cohete Lab un plan de estrategia a mediano y largo plazo (algo que recomendamos y que creemos deberían hacer todas las bandas) y el 12 de Octubre tenemos un concierto junto a las bandas Santa Madero y Fantasma”.

Comments

comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *