MORBO: LIMA, CHELAS Y PUNK ROCK

Crónica de una noche en el centro de Lima con Manillas (voz), Fernando (batería), Bruno (guitarra) y Renzo (bajo) integrantes de Morbo, una banda fundamental en la escena Punk Rock de la ciudad.

No se veían hace más de un mes. La entrevista era también un pretexto para reunirse y esa vibra se sentía desde el inicio. El punto de encuentro fue un bar en plena Plaza Bolognesi a unos pasos del local de la Unión Nacional de Ciegos del Perú ; el punto favorito para relajarse de algunos miembros de dicha institución. Ahí entre botellas de cerveza apiladas, fritangas e invidentes alcoholizados que intercambiaban caricias por debajo de la mesa, empezó la conversación. Mientras esperábamos la primera ronda de chelas, una vendedora de flores se acercó con insistencia a Manillas y no lo dejó en paz hasta que le “enyucó” un par de rosas.

Y así, luego de semanas de coordinación, por fin me encontraba con la gente de Morbo. Pueblo Libre, Balconcillo, San Martín, en una sola mesa; 4 músicos; 2 hinchas de Alianza, uno sin equipo y otro de León de Huánuco (aunque eso la verdad sonó más a llevar la contra); pero sobre todo, 4 limeños unidos por una gran amistad forjada a punta de calle y puro Punk Rock.

Morbo Punk 2

Punk morbo peruMorbo punk

morbo punk rockCultura Juvenil 

Y es que literalmente, todo comenzó en la calle. A principios de los 2000 un grupo grande de jóvenes se reunía en la cuadra 13 de la Av. Arequipa para hacer los previos antes de bajar a los conciertos y de paso para destruirse un poco en mancha. Entre esa masa de chibolos con ganas de romperlo todo estaban los 4 patas que tenía en frente.

M: Íbamos a los mismos lugares y sobre todo nos gustaba ir a escuchar el mismo tipo de bandas. Eso nos unió desde el inicio.

F: Así nos conocimos. Teníamos patas en común y nos reuníamos a chupar en la calle nomás, como todo chibolo. Éramos un manchón en esa parte de la ciudad y esas calles nos han visto haciendo de todo; siempre bien borrachos.

Historia del Perú

La primera vez que los escuché hace varios años pensé que se trataba de una banda que se me había escapado de la época del Rock Subterráneo en los 80 y aunque no estaba en lo correcto, la influencia de esta etapa del rock local en su propuesta es súper clara.

F: Sí de hecho esa época es un referente no solo para nosotros sino para un montón de gente que conoce el tema. Salvo Jesús que es mayor y sí lo vivió y bajó a los conciertos, nosotros la conocimos después cuando estábamos en secundaria a finales de los 90. Sin embargo, las letras y la música nos llamaron la atención desde la primera vez y de hecho se puede notar esa influencia sobre todo por el sonido. Sin querer sale cuando hacemos música.

B: También es porque las grabaciones que hacemos son bien caseras, como se hacían antes. Además, las bandas locales son las que te dan el empuje porque hablan de tu entorno. Creo que la conexión es más grande que con bandas de afuera porque ellos viven otra realidad. Las bandas gringas y europeas, chévere por la música, pero es otra cosa pues. Me parece especial el vínculo con las bandas locales.

Soy lo ke Quiera

Mientras muchas bandas se obsesionan con obtener un sonido cada vez más prolijo y limpio además de una mejor producción musical, Morbo apuesta por todo lo contrario; por lo sucio, artesanal y callejero y eso sin duda, es uno de los sellos que los diferencia de otros grupos actuales.

B: No lo hacemos porque no podamos acceder a un estudio sino por un tema de gusto; nos atrae ese sonido y nos divierte grabar de esa forma. Nos sentimos más cómodos haciéndolo con un equipo pequeño y sin presión; es un gusto personal.

F: Además es más cercano para nosotros hacerlo de esa forma, a parte, la verdad a mí sí me parece caro jaja. Pero en serio es tedioso hacerlo de otra forma; más bacán es grabar entre nosotros, en nuestra casa. Eso nos permite sonar tal cuál queremos y también demorarnos lo que nos de la gana.

Amor de Canción y Trabajo de Mierda

Luego de un rato era más que claro que se trataba de cuatro amigos que se habían juntado a chupar después de tiempo. La chacota, las chapas, los salud-salud, los empujones y los manasos cargados de cariño iban y venían. Estaban contentos de verse y no era difícil darse cuenta.

F: A veces no nos podemos ver. Tenemos horarios jodidos de chamba. Siempre uno quisiera dedicarle más tiempo a la música y a los patas pero a veces no se puede.

Dedicarle más tiempo a la música para muchas bandas es algo difícil, sobre todo para la clase trabajadora y eso es una lástima y una de las taras de la escena musical local. A veces uno tiene que cumplir con otras responsabilidades tan ajenas a lo que más disfrutas.

R: Yo soy obrero, trabajo en una empresa de distribución de mercadería de motos.

F: Yo en un centro de producción de panaderías ya hace 10 años  

B: Yo soy Diseñador gráfico y fotógrafo

M: Bueno yo soy gerente general de un banco jajaja

R: Di tu realidad huevón jaja. Sí pues el trabajo absorbe como mierda y por periodos no tenemos tiempo de hacer música ni de juntarnos como patas pero, cada vez que lo hacemos, es para hacer rock n roll y pasarla chévere.

Aquí no hay nadie

Salimos del bar y y somos sorprendidos por una garúa (de esas clásicas en Lima, aquellas que no llegan a ser lluvia) al mismo tiempo que las putas del centro empiezan a invadir las esquinas para ofrecer amor por solo 30 soles a los solitarios fonavistas que, a punta de polvo, se gastan parte del poco dinero que reciben al mes por años de trabajo.

Manillas, dirige la comitiva. Nos lleva por paseo Colón hacia Wilson, vamos a una cantina que llaman El Cubil cuando de la nada, a mitad de camino nos topamos con un grupo de gente haciendo bulla y chupando en una esquina. Saludan a la gente y noto que uno de ellos lleva un polo de Morbo así que se vuelve una obligación preguntarles cuál creen que es ese elemento que conecta a su banda con la gente.

Morbo Punk 3

F: Bastante es el cacharro nuestro amigo Manillas jaja.

M: Nada que ver. No lo sé; será por la espontaneidad con la que hacemos nuestro trabajo; osea fluido, no tan pensado y eso quizá se diferencia un poco.

B: La verdad no sé y no me lo he preguntado. No es que no me interese, me parece chévere y me puedo dar cuenta cuando estoy tocando y veo que la gente se vacila. Mira, grandes músicos no somos pero sí nos afanamos en hacer música. La gente cree que el punk es solo 3 acordes y todas las canciones iguales y se quedan con el «Me llega al pincho todo» y no sé nosotros no somos chibolos pues en la banda hay gente que chambea, tiene familia paga deudas, creo que la conexión está en eso en que la cosa no es forzada, sale sin proponernos y cualquiera que pase por lo mismo se identifica.

F: Si pues; cuando vez a alguien haciendo algo que le gusta sin poses sin esforzarse te contagia esa huevada, las vivencias. Te contagia ver una banda que la vive y hablamos lo que vivimos acá en la ciudad

R: Pero la verdad todo es 90 por ciento el cacharro de Manillas y 10 por ciento toda la huevada que te hemos dicho jajaja

Morbo Punk 4

Luego de caminar varias cuadras por Wilson llegamos por fin a El Cubil; una cantina para chupar tranquilo y al mismo tiempo apreciar como flota en los conchos de chela, esa seductora decadencia que tiene el centro de Lima. Para mí fue una sorpresa encontrar una «video rockola» llena de hits ochenteros que iban desde Take on Me de Aha hasta Rain de Dragon, además de canciones de Camilo Sesto y Raphael, sin duda las preferidas de Manillas.

Morbo Punk

Muy Panq

En una ocasión escuché una entrevista en la que Bruno decía que Lima y el Perú en general, es muy tropical para ser Punk. Esa afirmación resulta bastante interesante, sobre todo viniendo de un músico que de alguna forma es parte de esa cultura.

M: Jajaja es que el muchacho se drogaba en esa época.

R: Ya la cagaste ctm, porque hablas huevadas.

B: Es cierto que lo dije un poco también por joder, pero me refería y no solo en Lima sino en Latinoamérica, a que a veces queremos forzar un «Punk» parecido al del primer mundo cuando tenemos una realidad diferente. Sobre todo me refiero a lo informal, lo cotidiano que tiene la ciudad y el país que no te permite decir «esto es punk y yo soy punk y tú no lo eres»; me entiendes. Por ejemplo aquí viene un gringo y no comprende nuestra realidad porque hay muchos matices; acá le dices «negro» a Manillas y bacán allá te meten preso si te escuchan diciéndole negro a alguien. Lima es muy diversa y tiene su propia identidad para querer replicar, tal cual, algo que es tan ajeno.

F: Sí pues. Acá escuchas de todo, eres punk pero has escuchado huayno, chicha, cumbia…Y hay gente que se ahueva con esa vaina y se hace el que solo escucha Punk y que el resto es una mierda. Que no me digan que acá hay un punk 100% como en otros sitios. No jodan, acá todos tenemos muchas raíces de la sierra y mucha mezcla que nos da hartos matices.

B: A parte a nosotros no nos importa esa huevada. No nos hacemos rollos de ese tipo ni nos ponemos en el plan  «yo estoy bien y tú estás mal, tú no eres punk yo sí soy». Son huevadas.

F: Si pues cuando tu estás en contra de esa vaina, de adoctrinar gente y te vuelves eso, es contradictorio.

M: Calla rojo jajaja

punk peru

punk peru

El tema me llevó a recordar que hace unos meses hubo una pequeña polémica generada por un promotor que se quejaba porque Morbo les había cobrado «caro» para su criterio.

R: Yo lo tomo así de fácil, acá nadie te regala las cosas, el taxi cuesta, la sala de ensayo cuesta, las chelas que me tomo cuestan.. Nosotros pedimos un bolo y si quieres bacán y si no, normal también. Nosotros seguimos nuestra línea nomás y no me interesa la gente de alrededor.

B: Eso es típico de chibolos, de gente que depende de su familia y para ellos es fácil acusar y decir «puta estos huevones son una cagada porque tocan punk y cobran». Esa huevada existe desde la época del rock subterráneo. Eso de «Tú no eres esto por tal cosa y yo si soy por otra». Es una huevada clásica

F: Encima esa gente que habla, cuando viene una banda Punk de afuera pagan y se olvidan de todo su rollo y cuando tocamos nosotros no tenemos que cobrar que pendejos. Nosotros hemos tocado por años en conciertos de 2 lukas, 3 lukas y todo bien la pasamos de puta madre pero yo en esa época andaba solo, no tenía pareja, no tenía hija; si me pasaba algo me llegaba al pincho, que chucha yo me he regresado lateando a mi jato, pero ahora hay gente que me espera. Yo no voy a salir del culo del mundo borracho a las 4 de la mañana con mi instrumento y a la gente que se vaciló le llega al pincho si llego o no a mi jato”.

R: Hemos tocado así bastantes años. Nos ha pasado que el bajo no sonaba y hemos tocado sin instrumento o con sonidos de mierda y ¿A quién no le gusta tocar y que al menos se escuche lo que tocas?

Posero es ser normal

Cómo no preguntarles para ellos qué es ser un posero, una de sus mejores canciones se llama así!

F: Jaja. No sé pues. Hay gente que un año es un poeta de la puta madre, al otro año es surfer jaja. Igual no juzgamos; si tienen como 40 años y siguen en búsqueda de su identidad bacán por ellos.

R: Tiene que ver con no ser consecuente con lo que quieres ser y con el tiempo que te mantienes en la sub cultura que has elegido, nada más para mí.

El Pendejo de Jesús

Muchas chelas han pasado por la mesa; se hace tarde y va siendo hora de irme, pero antes, al regresar del baño, noto que Manillas ya estaba picado, cantando a todo pulmón un tema de Camilo Sesto. Toda la noche había sido el que menos habló. A diferencia del Jesús Manillas que conocía del escenario; ese locazo que canta calato frente a un montón de almas entregadas al más visceral de los pogos, conocí, hasta ese momento, a uno más bien introvertido. Hincha de Alianza, amante de la chela, con un sentido del humor recontra «cachozo», un fanático confeso de Raphael (y amilo Sesto al parecer)…Tocaba conocer aunque sea un poco más al cantante de Morbo.

M: Nunca en mi vida pensé estar en un escenario. Es más yo no soy de estar rodeado de mucha gente. Pero la algarabía del público me contagia y le sigo la corriente y soy otra persona. Pero en mi vida diaria no soy así como en pleno concierto. Para mí es una lucha estar en un escenario y la gente me ayuda y si no fuera por el trago no la haría tampoco jaja. No se puede vivir sin trago; a menos que tenga un accidente jaja; aunque igual chupo con cañita nomás.

Jesus Manillas

Ya nos despedimos y cada uno toma una dirección diferente. La garúa había parado hace rato y toda la fauna de personajes del centro ya estaban donde siempre, cada uno en su lugar. Con los Morbo hemos quedado en bajar al estadio, a los conciertos y para tomar otras chelas. No sé si pasará, pero de lo que sí estoy seguro es que todos nos fuimos envueltos por esa inefable magia que tiene Lima y con una canción más dando vueltas en nuestra mente:

Comments

comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *