OLAYA SOUND SYSTEM

Nueve años nadando en el cemento de Lima y el lanzamiento de Música del Mar, su cuarta producción son motivo suficiente para juntarnos y conversar de todo un poco con parte de esta banda 

Es un día soleado en el barrio de Barranco. Caminar por el malecón, y mirar el paisaje te carga de una energía que pocas partes de la ciudad poseen. Avanzas, te encuentras con un conocido en bicicleta “Habla bandido”, sigues y te detienes a conversar un rato con la señito que vende fruta. La música se empieza oír en el aire conforme me acerco al punto pactado. Sabes que estás cerca: ¡¡¡Suenan los Olaya por toda la cuadra!!!

Con motivo del lanzamiento de “Música del Mar” cuarto álbum de los Olaya Sound System  interrumpimos un ensayo de la banda a pocos días de su tremenda presentación en vivo en Festiva con lleno total junto a otros tigres de la escena como La Nueva Invasión, Barrio Calavera y Tourista. Así pues, nos juntamos para un conversado bravo con Lorenzo Zolezzi (guitarra, voz), Matteo Bonora (guitarra, voz), Alonso Rodriguez (bajo) y Rodrigo Castillo (batería), parte del grupo.

Créditos foto portada: Charlotte Béja

K: Bueno para arrancar ¿Que significa para ustedes Olaya Sound System?

M: “Somos un grupo con 9 años en la escena independiente de Lima y 4 producciones ya. Actualmente estamos muy contentos con todo lo que nos está pasando; siento que hemos encontrado un gran grupo humano conformado por los 6 músicos de la banda más nuestro productor Tito y la gente que nos apoya en la distintas fechas que nos permite trabajar de la forma que queremos. Todos tenemos objetivos comunes que felizmente se han ido cumpliendo y en los últimos años ha habido un crecimiento tanto en nuestro público como en nuestra llegada en medios. Todo eso nos motiva a seguir trabajando”.

L: “Para mí Olaya Sound System es una banda que se ha venido transformando bastante y como dijo Mateo este último grupo humano conformado por los músicos que hemos grabado “Música del Mar” nos ha permitido proyectarnos con metas más ambiciosas logrando una contundencia musical que viene colmando nuestras expectativas. Todo es parte natural de la evolución de la banda: Pasar por un proceso de madurez tanto individual como grupal. La mayoría estamos en nuestros tempranos 30 y cuando tienes 20 años, edad con la que empezamos, es diferente; es una época en la que uno termina de encontrar su camino y romper paradigmas para realmente poder proyectar tu espíritu hacia donde quieres ir y por suerte todos los que estamos hoy acá hemos logrado pasar con éxito esas pruebas de la vida lo que nos permite trabajar con un objetivo claro lo cual le da una viada al proyecto que comienza dar sus frutos”.

K: La formación ha ido cambiando a lo largo de estos 9 años, sin embargo la base sigue siendo la misma ¿Qué me comentan al respecto?

L: “Mateo y yo somos los que componemos y somos también los fundadores del grupo, en su época arrancamos Olaya junto a otros músicos amateurs que éramos básicamente amigos del colegio Los Reyes Rojos y del barrio. Ambos somos de la misma promoción y cuando terminamos el colegio tuvimos nuestra primera banda llamada Los Jugos de Garage Punk, ahí a través de esa experiencia nos enamoramos de la música y recuerdo que ganamos un concurso para grabar un disco en Descabellado Records que recién se formaba. Al final no se pudo concretar, se perdió el master y coincidió con la desintegración del grupo, pero todo esa experiencia hizo que nos enamoráramos de la música y fue el paso previo a Los Olaya”.

K: ¿Cómo ha evolucionado la propuesta de Olaya en estos 9 años y al mismo tiempo, cuál es el ingrediente que se mantiene desde Nadar en el Cemento su primer disco?

M: “Persistencia es un elemento clave en el camino de la música independiente local. No solo para nosotros sino para todas las bandas. No se trata de repetir el floro de siempre pero la autogestión es el único camino. En otros sitios existen concursos enfocados en la cultura y la música a los que los proyectos locales pueden aplicar para financiar sus propuestas pero aquí casi no existe eso, entonces se trata de persistencia, ganas y empuje”.

L: “Por otro lado, musicalmente la evolución tiene que ver con un primer disco bastante visceral que salió casi sin pensar mucho y creo que de ahí parte una búsqueda que en los siguientes discos se termina de consolidar. Nadar en el Cemento tiene mayor contenido político, combativo y responde a un contexto en el que había una sed de poner un poco de justicia en el país luego de lo nefasto que fueron los 90; además había un sentimiento de enaltecer la identidad peruana, por eso quizá se siente esa sed de reclamo. Ya luego del fiasco de Humala y de sentir que la política no es el camino en ese sentido tradicional con sus viejos métodos, el mensaje se mantiene pero vira hacia una búsqueda más personal, cotidiana y de mirar dentro de uno para generar un cambio, además también se acerca más a la naturaleza. Siempre es importante decir cosas más trascendentes que arriba la chelita y a mover el culito”

INVIERNO LIMEÑO

K: Lima y particularmente en su caso, el barrio de Barranco ¿Cuánto influye en su propuesta?

R: “Bastante. Barranco que es donde vivimos la mayoría de los miembros del grupo y donde ensayamos también. Tiene un impacto siempre, desde la vista y el mar que está al lado influyen directamente en el estado anímico de cualquiera. Yo he vivido en La Victoria, Lince y Chorrillos pero no puedo dejar Barranco; salir a caminar, ir a ver el mar, bajar a comer al mercado; son cosas sencillas que generan esa mística y el ambiente idóneo para dedicarte a hacer música. Por ahí va el filin. De hecho Barranco ha mutado y el crecimiento por el que pasa es contradictorio a la esencia del distrito. Yo he jugado pelota en la calle de chibolo y ahora ya no se puede hacer lo mismo porque está lleno de carros. Mi quinta no tenía reja y ahora está recontra enrejada y eso dice bastante. Con la Red de Artistas Barranquinos estamos enfocados a rescatar esa esencia y que se fomente como una comunidad cultural”

L: “Tiene una esencia pueblerina que si no vives aquí no la conoces. No es coincidencia que tantos artistas de diferentes disciplinas hayan venido a vivir a Barranco. Igual creo que todo eso hay que saber observarlo como procesos inevitables que se están dando en todo Lima y son consecuencia del crecimiento de la población. No creo que se deba perder el tiempo en la melancolía de pensar que todo tiempo pasado fue mejor sino se debe usar esa energía en generar más cultura. El problema está en que las autoridades lo están haciendo de la peor manera”.

A: Todo eso que dices es causa y consecuencia de la gente que ha vivido y de las movidas que se han generado en este barrio. Yo vivo en Surquillo pero desde adolescente he bajado para ir a conciertos, tocar con otros músicos o ir a los bares”.

K: Descabellado Records y la gente que la conforma también son del barrio, en ese sentido ¿Son un referente para ustedes?

L: “Definitivamente. Fueron los que nos dieron la mano en los inicios. Ricardo Wiesse de Suda y La Mente y su crew Nicolas Duarte, Santiago Pillado de El Hombre Misterioso. Yo los veía de chibolo y sabía que quería tener mi grupo y salir al escenario con esa misma energía y a pesar de ser mayores nos trataron como iguales hasta el día de hoy. Son chicos del barrio y también son músicos que querían decir cosas y revelarse con su propuesta. Definitivamente Descabellado nos hizo sentir como en casa y que pertenecíamos a un lugar”.

Los Olaya en el barrio de Barranco

K: Hay una movida bien bacán de fusión junto a bandas como La Nueva Invasión, Barrio Calavera, entre otras. ¿Qué opinan de esa escena que se ha formado?

L: “Es la nueva música popular peruana; un sonido nuestro pero moderno, que se alimenta del entorno y las influencias cercanas y sí hay una onda bien bacán con todos los chicos de esas bandas amigas”.

A: “Personalmente creo que va más allá de lo local. El haber viajado y conocido un montón de gente en la ruta me hace sentir que somos varias bandas de Latinoamérica las que andamos en esa búsqueda. Lo veo como algo regional más que local”.

R: “Yo no considero que sea fusión. Olaya y las demás bandas son consecuencia de lo que vivimos, yo lo considero como Sonido Tropical; decir fusión me resulta un poco simplón. Es nueva música tropical hecha por bandas que trabajamos codo a codo para generar algo. Y lo mismo pasa en Argentina, Uruguay, Chile”.

K: ¿Qué es lo que se viene en un futuro cercano para los Olaya?

L: “Ahora acabamos de lanzar el disco y en un futuro próximo el objetivo es difundir el trabajo lo más que se pueda. Estamos coordinando para salir de gira pronto; primero a otras ciudades del Perú y también a nivel regional y porque no Europa. Esa dinámica nos gusta y ha resultado hasta el momento: Hacer un disco; luego viajar, inspirarse, regresar y hacer otro disco”.

Comments

comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *